sábado, 17 de septiembre de 2016

Finales que son comienzos: la revolución de la Ternura


Termina agosto y septiembre asoma la pata. Y Baena, nuestro pueblo comienza a vivir un mes lleno de cosas ciertamente bellas. El día de nuestra Patrona, la Virgen de Guadalupe y de Ntro. P. Jesús Nazareno: con esa sobriedad pero elegancia con la que sabemos hacer las cosas; con ese fervor que se respira por los cuatro costados en estos días de gracia del Señor. Y después de festejar la vida en la feria, comenzaremos nuestro curso pastoral en nuestra parroquia de Santa María la Mayor. 

Santa María la Mayor.
(Foto. Manuel Priego
)
La parroquia es definida en el c. 515 del Código de Derecho canónico como una determinada comunidad de fieles constituida de modo estable en la Iglesia particular, cuya cura pastoral, bajo la autoridad del Obispo diocesano se encomienda a un párroco, omo su pastor propio. Es decir, que la parroquia es una comunidad cristiana que tiene como centro a Cristo, y solo a Cristo y que quiere caminar en su seguimiento. 

Luis XIV llamado el Rey Sol
No es una corte dieciochesca en torno un rey Sol, como Luis XIV de Francia. Él era el centro de la vida, la fuente de la Ley, la justicia  y la moral. El espejo del perfecto gobernante sin admitir sombra alguna y cuya influencia benefactora podía o no bendecirte dependiendo de los días. Podías ser el hombre más importante del mundo un día, y al día siguiente ser condenado al abismo más oscuro, quizá porque tosiste o por que no fuiste del gusto del rey a un determinado protocolo. No, una parroquia así, está en las antípodas del pensamiento de la Iglesia de Cristo y, ¡¡Dios nos libre de caer en esa tentación!! porque sería horrible que nos moviésemos por esos intereses tan humanos, tan caducos, tan antievangélicos. No se trata de mandar o estar cerca del que manda: se trata de amar y estar cerca del Único al que todos servimos; Jesucristo, Nuestro Señor y su Santísima Madre.

Recordemos que para vivir en libertad nos ha liberado Cristo (Gal. 5,1) y esa libertad, si no está cimentada en la caridad, no sirve para nada, no es más que mera dictadura de república bananera. La libertad del que ama a Jesucristo y a sus hermanos, llega incluso a ser capaz de entregar su propia vida como testimonio de esta Verdad; de ahí los mártires, de ahí los santos.

Por eso, al comienzo de este nuevo curso, hemos de plantearnos desde la base, nuestra pertenencia, no solo a la única Iglesia de Cristo, sino también, de modo particular, a esta comunidad parroquial que, si en algo debe caracterizarse es por tener las puertas siempre abiertas, ya que, la mies es mucha y los obreros pocos. 

Campamentos Rocío 2017
En segundo lugar: esta comunidad de fieles no es acéfala, porque todo cuerpo necesita una cabeza, necesita un garante de la comunión. Y ese, en último término, es el Obispo; al que nos sentimos unidos afectiva y efectivamente. No obstante, como cooperador necesario en la cura pastoral, el párroco desempeña las funciones de pastor propio en comunión plena con el Obispo diocesano. Es decir, repito, no se trata de mandar más o mandar menos; de estar más cerca del que manda o más lejos. Se trata de responsabilidad, se trata de amor a la Iglesia, se trata de poner delante de todos lo que sé hacer o puedo hacer y beneficiarme de lo que saben o pueden hacer los demás. 

En definitiva, vamos a comenzar un nuevo curso pastoral: vamos a hacerlo de la mano, libres de influencias externas que parecen perseguirnos para coaccionarnos nuestra autonomía; de compromisos pasados y condicionantes o de prejuicios y etiquetas preconcebidas que solo nos llevan a la intolerancia. Vamos a comenzar todos: pero si bien, todos somos necesarios, recordemos que nadie es imprescindible. ¡¡Solo Cristo…y su Madre!! porque nada del uno, es diferente al otro. 

Las lineas están claras: hacer de la Parroquia una familia, una casa común en la todo el mundo se sienta parte de ella; trabajar en la comunión a través de la que llamo "Revolución de la Ternura" pues quizá hagan falta menos palabrería, menos escenarios, menos luces...y más abrazos sin importar cuan sucio, derrotado, desesperado o angustiado venga el que nos busque. Caminemos para ser una familia con diversidad de responsabilidades, con diversidad de misiones, pero todas con un mismo fin: la parábola de los talentos. Poner al servicio de todos mis talentos para devolvérselos al dueño de la mies, multiplicado por cinco o por diez. Diversidad de dones, diversidad de responsabilidades, diversidad de misiones y todas igual de importantes: desde los equipos de limpieza hasta los catequistas de niños, pasando por el grupo de adultos, matrimonios y Cofradías. Todos para todo pues no hemos venido para ser servidos sino para servir.
Espero contar con vosotros para esta Revolución: contad conmigo siempre.

Con mi abrazo y mi bendición. Vuestro hermano: 

P. Juan Laguna Navarro. 
Párroco de Santa María la Mayor de Baena


Recuerda, eres parte de este blog, deja tu comentario.  Entre todos mantendremos una página viva.

domingo, 24 de julio de 2016

Los campamentos de la misericordia: los campamentos de la libertad.


Y Dios se hizo el encontradizo para un puñado de jóvenes de nuestra Parroquia de Santa María, la mayor y ciertamente, les tocó el corazón. 

Esta es la sensación con la que volvimos a casa, hace hoy una semana, cuando todavía resonaba en nuestros oídos, los cantos y las risas, y en nuestro corazón, la Palabra de Dios que nos llevaba conocer, reflexionar y poner en práctica, las obras de la misericordia.

Durante esos cinco días, del 10 al 15 de julio, la Casa de la Hermandad del Rocío de Córdoba, se convirtió en una gran escuela de virtud, en una gran academia de la misericordia en la que, casi 40 jóvenes se encontraron con otros 40 procedentes de Villanueva de Córdoba. Y así, de esta guisa, gracias a los trabajos, la dedicación, desvelos, horas robadas al sueño y sobre todo, ilusión infinita de la Escuela Diocesana de Tiempo libre y Animación "Gaudium" en sus monitores y responsables, se produjo el milagro.

Hubo de todo: catequesis, la celebración de la Eucaristía y el Sacramento de la Penitencia, momentos de Sagrario, juegos "tribales" y "terroríficos", talleres, incluso ejercicios de responsabilidad en la limpieza, el orden y el mantenimiento. Lo que no hubo fue desconsuelo, desesperanza; no hubo lugar a la tristeza y sí al cariño y la ternura. Hubo respeto, reflexión, madurez, firmeza en las convicciones que nos hacen ser lo que somos, cristianos por la gracia de Dios, pues, si de algo carecimos fue de  protagonismos y protagonistas.

No se necesitó un despliegue de medios imposible, ni un aparatoso escenario de luces, músicas y oropeles como otras veces: las luces eran las que salían de los ojos de esos chavales, quizá no los más buenos ni más santos, que no hacían más que abrazarse y llorar el último día así como de dar gracias a Dios, por esos benditos momentos, que les hicieron escapar de situaciones que a más de uno, no pusieron los pelos de punta al contemplar cómo un alma tan joven pudiese soportar tanto sufrimiento. No hizo falta obligar a nadie, vinieron libremente los que Dios quiso que vinieran...por eso, y porque en nuestra debilidad Él se hace fuerte, este campamento será recordado para siempre en los corazones de los jóvenes de la Parroquia de Santa María, la Mayor de Baena.


Por mi parte tengo que reconocer que en algunos momentos me sentí solo debido, ciertamente, a mi falta de confianza en la Providencia de Dios: pocos fueron los que quisieron o pudieron acompañar a estos jóvenes, pero los que fueron, vinieron con más de lo que dieron. Bendito sea Dios que no deja nunca de sorprendernos pues con pocos, poquísimos, el hizo tanto, tantísimo. Puedo decir, con San Juan Bosco, que "Ella lo ha hecho todo" pues desde el principio puse este campamento en sus manos de Madre y como siempre, no me ha defraudado; es más, me ha enseñado a confiar más en Dios y menos en los medios humanos.

Solo nos queda dar gracias a Dios y sobre todo, ver en el horizonte a donde nos lleva la voluntad de Dios, a quién no señala para predicarles el Evangelio: el barco ya está en marcha solo nos queda gritar a todos los que quieran oír "¡¡Todos a bordo!!"con la convicción cierta de que Boabdil, ya no va a llorar más por la Alhambra.

Con todo afecto y  mi bendición.

P. Juan Laguna Navarro.
Párroco de Santa María, la Mayor de Baena.




Recuerda, eres parte de este blog, deja tu comentario.  Entre todos mantendremos una página viva.

viernes, 15 de enero de 2016

De Rerum Novarum (sobre las cosas nuevas)


¡¡Bienvenido!!
Esta fue la palabra que más se repitió durante estos seis meses que llevo entre vosotros. Y creedme cuando os digo que así me he sentido y me siento. Este tiempo, breve aún, me ha dado la oportunidad de asomarme, como si de una ventana se tratara, a toda la realidad de la Iglesia de Dios que camina en Baena: concretamente en esta nuestra parroquia de Santa María. ¡¡Debemos sentirnos orgullosos de todo lo que hoy nace, germina y da fruto en esta porción del Pueblo de Dios y debemos dar gracias a Dios por tanto bien como nos ha hecho y hace!!
Hemos comenzado un año nuevo y hemos vivido muchas cosas en esta Navidad. Y con la ilusión de un niño en su primera Navidad, nos hemos puesto en camino en nuestro Adviento, hemos llegado a Belén y ahora, por otro camino, porque somos hombres y mujeres nuevos después de encontrarnos con Cristo, volvemos a nuestros quehaceres cotidianos, a la espera de vivir intensamente la Cuaresma y la Semana Santa.
Pero no quiero dejar pasar esta oportunidad sin recordar algo que puede que se nos haya quedado un poco en la retaguardia: ESTAMOS EN EL AÑO DE LA MISERICORDIA. Y lo pongo en grande precisamente por su importancia. El Señor nos regala este año para que hagamos memoria; vayamos al médico del alma y nos pongamos en sus manos: todos tenemos heridas en nuestro corazón...pues bien, todos tenemos la oportunidad de curarlas en este año.
Os animo a proponer iniciativas, proyectos, ideas, todo lo que queráis, cuando queráis y donde queráis, que, puede ser que no tengamos mucho, pero lo que tenemos vale su peso en oro...y en cielo.
¡¡Gracias a todos por vuestro cariño!!
Con mi bendición:
P. Juan

martes, 29 de septiembre de 2015

Horario Invierno





Recuerda, eres parte de este blog, deja tu comentario.  Entre todos mantendremos una página viva.

Nuevo Curso Pastoral






Recuerda, eres parte de este blog, deja tu comentario.  Entre todos mantendremos una página viva.

Temas