miércoles, 20 de abril de 2011

Miércoles Santo: "El Evangelio del sufrimiento"

REINA EN MI SEÑOR

Señor, tu dijiste que eras Rey,
Pero que tu Reino no era de este mundo.
Al principio, como Pilato, no entendía estas palabras,
Pero hoy me doy cuenta que,
Aunque tu Reino no es de este mundo,
Quieres que te eche una mano
Para construirlo poco a poco,
Aquí y ahora.

Yo quiero que reines dentro de mi corazón.
Deseo profundamente que habites en el.
Solo así mi vida cambiara
Y podré salir de esta monotonía que a veces me aprisiona.

Quiero, Señor, trabajar por tu Reino.
Un Reino donde habite la justicia y el derecho;
Un Reino donde cada uno piense en el prójimo;
Un Reino donde haya mas amor.

Envíame, Señor, tu Espíritu
Para que nunca desfallezca en este esfuerzo;
Para que nunca me arrepienta de esta empresa;
Para que siempre este dispuesto a seguirte.

 

Reina en mi, Señor.
No abandones la casa que te ofrezco.
Es mi corazón abierto de par en par para ti.
No te alejes nunca de mi
porque no hay ningún invitado tan especial como tu.
No de mejes solo
porque sin ti, ¡Qúe triste se vuelve todo!

Reina en mi, Señor.
En los momentos tristes y amargos;
En los momentos de debilidad, de duda,
de desánimo.

Reina en mi, Señor.
En los momentos de entrega, de amor, de perdón.
reina en mi corazón, Señor, en todo momento
para que mi vida se asemeje cada vez más a la tuya
y pueda ser de verdad un autentico discípulo tuyo.

 


SALMO DEL HOMBRE QUE QUIERA AMAR

Escucha, Señor, mi oración,
A ti dirijo mi plegaria.
He contemplado tu vida;
He considerado tu ejemplo.
He visto tu entrega por los demás,
Tu entrega a corazón abierto.

Por eso, Señor, en este momento,
Quiero pedirte ayuda.
Enséñame hacia donde quieres que dirija mi amor.
Enséñame a mirar a los demás más que a mi mismo.

Quiero, Señor, tener un corazón entregado a los demás.
Quiero, Señor, ser la alegría dentro de mi casa.
Quiero, Señor, sembrar felicidad por donde quiera que vaya.
Quiero, Señor, aprender a escuchar
Cuando alguien me quiera hablar.
Quiero, Señor, saber comprender y perdonar.
Quiero, Señor, tener un amor desinteresado hacia los demás.

Quiero, Señor, poner mi granito de arena
Para hacer de mi familia, una gran familia. Ayúdame.

 

 

Ayúdame a saber estar en el lugar preciso cuando me necesiten.
Ayúdame a saber pedir perdón cuando me haya equivocado.

Ayúdame a sembrar cariño entre los míos.
Ayúdame a respetar las opiniones contrarias a las mías.
Y, ayúdame, Señor en todo aquello que tengo que mejorar
Y que por mi ceguera no puedo alcanzar a ver.

 

 


Recuerda, eres parte de este blog, deja tu comentario.  Entre todos mantendremos una página viva.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Temas